Consejos en el cuidado en verano: Parkinson

  • 0
verano

Consejos en el cuidado en verano: Parkinson

Category : Notas de interes

El Parkinson es una enfermedad neurológica, degenerativa, crónica e invalidante que, desgraciadamente, afecta a más de 150 000 personas en España. De hecho, aproximadamente, el 10 % de ellas presenta la patología en un estado grave y avanzado. Si bien es cierto que, durante todo el año, hay que mantener una serie de cuidados especiales con estos pacientes, la realidad es que, durante el verano, hay que extremar las precauciones. Por ello, en este artículo, vamos a ofrecerte una serie de consejos al respecto.

Consejos para el cuidado de mayores con Parkinson

Estas sencillas recomendaciones deben ser tenidas en cuenta por los cuidadores y cuidadoras de este tipo de enfermos durante el verano para asegurar su bienestar:

1. Mantener la misma rutina que el resto del año. Los pacientes que sufren esta enfermedad necesitan seguir haciendo las mismas actividades que en otoño, primavera y verano. Y es que, a pesar de que el verano es época de vacaciones y de tiempo libre, es mejor alterar lo mínimo posible la cotidianidad de los enfermos. Por ejemplo, es vital que sigan recibiendo sus cuidados a domicilio habituales.
2. Cuidar la hidratación. Las personas que padecen este problema de salud necesitan, para hidratarse, mayor cantidad de líquidos que las que no lo sufren. Por ello, es importante asegurar un consumo de, al menos, 1,5 litros de agua al día acompañados de frutas, verduras y zumos naturales.
3. Evitar la exposición prolongada al sol. Es importante que las personas afectadas por este trastorno no caigan en el sedentarismo e, incluso, caminen si su estado aún se lo permite. Sin embargo, es importante evitar las horas centrales del día, es decir, entre las 12.00 y las 17.00.
4. Gafas de sol y protector solar. Es posible que, por cualquier razón, haya que salir de casa durante esas horas. Si es así, los cuidadores o cuidadoras deben poner protector solar total al paciente y estar alerta respecto a muestras de cansancio, mareo o fatiga. En caso de suceder, automáticamente hay que resguardarse en un lugar fresco y con sombra.
5. La importancia del descanso. A la hora de establecer un plan de cuidado de mayorescon este problema de salud para el verano, es de vital importancia tener presente el descanso. Como a todos, por culpa del calor, a ellos les cuesta más dormir que durante el resto del año, lo que no es excusa para que no descansen sus pertinentes 8 horas diarias. La siesta es una buena oportunidad para compensar cualquier carencia de sueño.

En definitiva, las personas con Parkinson, así como aquellos que se encargan de ellas durante el verano, han de respetar su rutina anterior y prestar mucha atención a posibles síntomas derivados del calor. Sin duda, mantener el servicio de cuidado a domicilio, aunque la familia esté de vacaciones, es de vital importancia al respecto. Sin duda, este es el mejor modo de que superen esta estación de una forma positiva y agradable.


Leave a Reply